Abr 9

Requisitos para la acumulación de acciones en un contencioso-administrativo

Tags:

viabilidad de la acumulacion de acciones


[Total:3    Promedio:5/5]

La viabilidad de la acumulación de acciones en un contencioso-administrativo, queda enmarcada en el artículo 34 de la Ley 29/98 LJCA, en los términos siguientes:

“1. Serán acumulables en un proceso las pretensiones que se deduzcan en relación con un mismo acto, disposición o actuación.

2. Lo serán también las que se refieran a varios actos, disposiciones o actuaciones cuando unos sean reproducción, confirmación o ejecución de otros o exista entre ellos cualquier otra conexión directa”.

Existe “conexión directa” siempre que, “de una u otra forma, la eficacia de uno de los actos dependa de la validez del otro y, aún sin que exista subordinación de efectos, siempre que entre ambos se de una relación en cuanto a los sujetos o contenido” (Ss. de 8 de junio de 1961. Ar. 2766, y 12 de noviembre de 1975. Ar. 4355). O cuando: “Se trate de acto que guardaba relación con el configurado por silencio a través de la inicial petición, puesto que se daba respuesta expresa a lo que en ésta se planteaba” (S. de 12 de febrero de 1996. Ar. 1314). No existe tal conexión si los actos tiene contenido y efectos diferentes (S. de 16 de mayo de 1989. Ar. 3821).

A mayor abundancia, tres son los requisitos que se exige para que prospere la acumulación:

(i) Respecto del órgano jurisdiccional: sólo es admisible la acumulación cuando el conocimiento de las pretensiones correspondan a un mismo Juzgado/ Tribunal (Ss. de 5 de junio de 1999, Ar. 5917 y 17 de junio de 2000, Ar. 6565). No obstante, algunas sentencias –así las Ss. de 11 de mayo de 1990 (Ar. 4180), 10 de octubre y 20 de noviembre de 1992 (Ar. 8464 y 9179), 7, 8 y 9 de junio de 2004 (Ar. 3938, 3939 y 3940) parecen admitir la acumulación de pretensiones contra actos entre los que exista conexión directa, aunque la competencia para conocer de ellas correspondería a órganos distintos, en cuyo caso la competencia corresponderá al órgano jurisdiccional de superior jerarquía.

(ii) Respecto a las partes: Es necesario que sean acumuladas las pretensiones por las partes legitimadas, es decir, por el demandante legitimado activamente para deducir todas las pretensiones acumuladas.

(iii) Requisitos de actividad: La acumulación tendrá lugar en el acto de iniciación del proceso.

Así, el actor podrá acumular en su demanda cuantas pretensiones reúnan los requisitos señalados con anterioridad.

No obstante, ex artículo 35 de la antedicha LJCA: “Si el Secretario judicial no estimare pertinente la acumulación, dará cuenta al Tribunal, quien, en su caso, ordenará a la parte que interponga por separado los recursos en el plazo de treinta días. Si no lo efectuare, el Juez tendrá por caducado aquel recurso respecto del cual no se hubiere dado cumplimiento a lo ordenado”.