Dic 6

Práctica de notificaciones administrativas en caso de ausencia del interesado en su domicilio

Tags:

Los requisitos que han de ser cumplidos para la práctica de las notificaciones en el supuesto de que el interesado no se encuentre en su domicilio o éste último sea desconocido, quedan establecidos a grande rasgos, en el artículo 42.2 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, al disponer:

“Cuando la notificación se practique en el domicilio del interesado, de no hallarse presente éste en el momento de entregarse la notificación, podrá hacerse cargo de la misma cualquier persona mayor de catorce años que se encuentre en el domicilio y haga constar su identidad. Si nadie se hiciera cargo de la notificación, se hará constar esta circunstancia en el expediente, junto con el día y la hora en que se intentó la notificación, intento que se repetirá por una sola vez y en una hora distinta dentro de los tres días siguientes. En caso de que el primer intento de notificación se haya realizado antes de las quince horas, el segundo intento deberá realizarse después de las quince horas y viceversa, dejando en todo caso al menos un margen de diferencia de tres horas entre ambos intentos de notificación. Si el segundo intento también resultara infructuoso, se procederá en la forma prevista en el artículo 44”.

Como podemos observar claramente, resulta preciso, que la segunda notificación sea practicada en el plazo de los tres días siguientes y en diferente franja horaria, con al menos un margen de diferencia de tres horas entre ambos intentos de notificación.

Asimismo, es necesario que de la totalidad de notificaciones infructuosas practicadas, se deje aviso de la llegada, debiendo de permanecer la carta en los servicios de correos por el tiempo legal a disposición del destinatario.

En dicho sentido, artículo 42 del Real Decreto 1829/1999, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula la prestación de los servicios postales, en desarrollo de lo establecido en la Ley 24/1998, de 13 de julio, del Servicio Postal Universal y de Liberalización de los Servicios Postales:

“3. Deberá constar la fecha, identidad, número del documento nacional de identidad o del documento que lo sustituya y firma del interesado o persona que pueda hacerse cargo de la notificación en los términos previstos en el párrafo anterior, en la documentación del empleado del operador postal y, en su caso, aviso de recibo que acompañe dicha notificación, aviso en el que el empleado del operador postal deberá hacer constar su firma y número de identificación.

6. En todos los supuestos previstos en los párrafos anteriores, el empleado del operador postal deberá hacer constar su firma y número de identificación en el aviso de recibo que, en su caso, acompañe a la notificación y en el aviso de llegada si el mismo procede”.

La falta de cumplimiento de los mencionados requisitos, supone que la notificación pueda ser reputada como defectuosa.

Por todas y “ad exemplum”, Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sección 2ª, Sentencia de 22 Nov. 2012, Rec. 2125/2011, en cuyo Fundamento de Derecho Quinto, in fine, puede leerse:

“Si comprobamos que los intentos de notificaciones se hicieron en lapsus temporal tan alejado, el primer intento en 9 de junio de 2004 a las 13 horas, y el segundo el 11 de agosto de 2004, no era procedente la notificación por comparecencia, por haber incumplido la Administración el artº 112 de la LGT , en relación con el artº 59.2 de la Ley 30/1992 , pues el segundo intento ni se hizo en una hora distinta ni dentro de los tres días siguientes a la primera notificación.

Como consecuencia, ha de considerar que no hubo notificación válida de la liquidación, las notificaciones defectuosas no surten, en principio, efectos, por lo que concurría el motivo de oposición del artº 167.3.c) de la LGT , siendo procedente la declaración de nulidad de la providencia de apremio instada. Debiendo tener por correcta la doctrina sentada en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Canarias de 19 de septiembre de 2006, y con ello procede estimar la pretensión de la parte recurrente sin necesidad de entrar en otras consideraciones”.

Asimismo, Juzgado de lo Contencioso-administrativo N°. 2 de Cáceres, Sentencia 1/2007 de 8 Ene. 2007, Rec. 229/2006:

“Por tanto y conforme a lo expuesto, tenemos que concluir que los intentos de notificación han sido defectuosos por cuanto que no se ha respetado la diferencia de horario que imponen la Ley y el reglamento sin que pueda prosperar el hecho de que toda notificación intentada con la mercantil hoy actora ha tenido el mismo resultado ya que examinadas las mismas, que obran en el expediente, todas se verifican en el mismo tramo horario lo que evidencia que en la empresa carece de personal administrativo o bien de personal suficiente para tener el domicilio social siempre atendido, si bien todas las notificaciones han sido, excepto la que nos ocupa, recogidas oportunamente en lista de espera, sin que se haya probado que se dejó el oportuno aviso de llegada y que la carta estuvo a disposición del recurrente en lista de correos. Por tanto conforme al artículo 63 de la reiterada Ley de Régimen Jurídico procede estimar el recurso formulado contra la Resolución de fecha 27 de junio de 2005 y dejar sin efecto el recurso de alzada que debió ser estimado. En consecuencia las actuaciones deben retrotraerse al momento en que se dictó la Resolución por la que se elevaban a definitivas las actas provisionales y se confirmaba el acta de infracción, debiendo notificarse en forma esta resolución. Y habiendo presentado aval deberá el recurrente ser resarcido por la Administración demandada de los gastos del mismo, los cuales se fijarán en ejecución de sentencia mediante certificación que al efecto expida la avalista Caja de Ahorros de Extremadura”.

A mayor abundamiento, Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Sevilla, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 3ª, Sentencia 206/2017 de 22 Feb. 2017, Rec. 204/2016, párrafo sexto:

“En consecuencia, procede admitir la argumentación de la demanda de que no se notificó al interesado adecuadamente tanto el requerimiento de subsanación como el acto por el que se declaraba decaído su derecho al trámite de justificación, pues las notificaciones si bien se realizaron en días distintos, tuvieron lugar en la misma franja horaria, de manera que la notificación edictal subsiguiente no resultaba correcta, ni el inicio del procedimiento de reintegro.

Por ello, debe estimarse el recurso contencioso-administrativo anulando los actos impugnados, con la consecuencia de retrotraer el procedimiento al momento en que el interesado toma conocimiento de aquellas resoluciones defectuosamente notificadas, y atendiendo el requerimiento de subsanación presenta la documentación justificativa en fecha 22 de mayo de 2015, a fin de que la misma sea valorada por el órgano administrativo”.

Por último, en la misma línea, Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Sevilla, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 3ª, Sentencia 206/2017 de 22 Feb. 2017, Rec. 204/2016, quinto párrafo:

“Asimismo el Tribunal Supremo en su sentencia de 10 de diciembre de 2004 , nos dice que debe entenderse que “la hora distinta en la que debe llevarse a cabo la segunda notificación debe interpretarse como que esta segunda notificación debe practicarse en una franja horaria distinta, como mañana, tarde, primeras horas de la mañana o de la tarde”; y más recientemente la STS de 13 de febrero de 2014 dictada para unificación de doctrina, que confirma la doctrina legal establecida en la sentencia de 2004 aclarando las dudas de interpretación que la misma podía ofrecer.

En consecuencia, procede admitir la argumentación de la demanda de que no se notificó al interesado adecuadamente tanto el requerimiento de subsanación como el acto por el que se declaraba decaído su derecho al trámite de justificación, pues las notificaciones si bien se realizaron en días distintos, tuvieron lugar en la misma franja horaria, de manera que la notificación edictal subsiguiente no resultaba correcta, ni el inicio del procedimiento de reintegro.

Por ello, debe estimarse el recurso contencioso-administrativo anulando los actos impugnados, con la consecuencia de retrotraer el procedimiento al momento en que el interesado toma conocimiento de aquellas resoluciones defectuosamente notificadas, y atendiendo el requerimiento de subsanación presenta la documentación justificativa en fecha 22 de mayo de 2015, a fin de que la misma sea valorada por el órgano administrativo”.