marzo 8

Los pozos históricos no precisan de autorización para su explotación

Los pozos históricos no precisan de autorización para su explotación

La Ley de Aguas de 1985 establece como principio general, que tanto las aguas superficiales como subterráneas pertenecen al Dominio Público Hidráulico. No obstante, ello no impide que se respeten los derechos preexistentes sobre las aguas privadas. El artículo 23 de la Ley de Aguas de 1879, facultaba al dueño de un terreno a apropiarse.